Perseverancia: ¿Cuánto quieres lo que quieres conseguir?

En entradas anteriores, hemos compartido la necesidad de parar, de darnos un espacio para reflexionar acerca de nuestras necesidades y prioridades y cómo actuar de acuerdo a ellas, siempre desde nuestro lado más empático.

También hablábamos de la fidelidad creativa en nuestro ultimo post, ¿lo recuerdas?, ¿aún no lo has leído? Te recomendamos mucho su lectura y acudir a él siempre que necesites hacer un parón antes de seguir creando. 

Todos ellos nos llevan hasta hoy, donde nos gustaría compartir contigo un valor fundamental a la hora de construir nuestro nuevo futuro: la perseverancia.

La perseverancia entendida como constancia, persistencia, firmeza, dedicación o tesón se aplica a las ideas, actitudes y ejecución de propósitos. Es un valor humano fundamental, que forma parte del desarrollo de cada uno de nosotros y de nuestras relaciones interpersonales. 

En toda relación (y casi podríamos decir circunstancia) se presentan conflictos. Y es ahí, en la adversidad donde aparece la perseverancia

La perseverancia nos ayuda a no tener miedo al fracaso, a aprender de los errores, a mejorar y crecer. 

Con perseverancia se obtiene fortaleza. Así aprendemos a no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo.

Sin embargo, en un mundo caracterizado por la inmediatez como es el actual, la perseverancia parece haber quedado un poco a la sombra. Queremos resultados y los queremos ya mismo, por lo que cuando se nos plantea un reto mayor o que requiere de un esfuerzo superior, nuestra respuesta es abandonar ante la primera adversidad o conformarnos. 

Saber lo que queremos hacer y sentir una motivación irrefrenable por conseguirlo nos permite ‘jugar’. Somos tenaces y luchadores cuanto más disfrutamos con lo que hacemos, cuando sentimos una auténtica vocación y pasión

La perseverancia es vital para el éxito, pero es más importante todavía saber cuándo perseverar y cuándo no. Por ello, perseverar también puede ser negativo cuando la persona invierte mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce, ni va a producir, ningún resultado o valor. Es importante tener un objetivo claro o una meta que justifique ese esfuerzo y dedicación a largo plazo.

3 Consejos para ser más perseverante en tu día a día

  1. Ten claros tus objetivos, pero sobre todo para qué quieres alcanzarlos 

Si tu porqué no es potente, será mucho más complicado que seas perseverante. ¿Para qué vas a ser perseverante? ¿Es realmente el resultado tan importante para ti? ¿Vas a disfrutar del proceso? 

Motivar es dar motivos, como bien explica Javier Andrés Marín en este post, así que asegúrate que tienes claros los tuyos antes de empezar. 

  1. Pequeños cambios diarios, grandes resultados

Obtienes lo que repites. En el libro Hábitos Atómicos, James Clear explica cómo las pequeñas mejoras del 1%, a la larga, pueden ser mucho más significativas: 

“La matemática de las pequeñas mejoras funciona de la siguiente manera: si logras ser un 1% mejor cada día durante un año, terminarás siendo 37 veces mejor al final del período. Los pequeños cambios no parecen marcar mucha diferencia en un día determinado y, sin embargo, el impacto que producen conforme pasan los meses y los años puede resultar enorme”.

Los japoneses esto lo saben bien, de ahí que hasta tengan su propio método para la implementación de estos pequeños cambios diarios, el Método Kaizen

  1. Busca aliados (y no olvides tu agenda)

El camino siempre será más fácil (o al menos, más ameno) con personas que tengan el mismo objetivo que tú. Así que si puedes, busca personas con las que aliarte para un apoyo mutuo y adelántate a los momentos de flaqueza. 

Y si no los encuentras, todos tenemos un gran aliado a mano que velará por nosotros: la agenda. Trabájala con mimo y asegúrate de que plasma aquello que quieres conseguir. 

Para acabar nos gustaría compartir contigo dos frases para la reflexión:

Solo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias, creándolas si no las encuentra.” George Bernard Shaw

No es la fuerza, sino la perseverancia de los altos sentimientos la que hace a los hombres superiores.” Friedrich Nietzsche

Sin perseverancia y crecimiento continuo, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado.” Benjamin Franklin


Ven a debatir sobre la perseverancia en una nueva BeForGet Talk

“Perseverancia: ¿Cuánto quieres lo que quieres conseguir?” es el título de la nueva BeForGet Talk. 

¿En qué punto la virtud de la perseverancia se convierte en castigo? ¿Cómo llamamos a la frustración de no conseguir ser perseverantes? ¿También hablamos de perseverancia si disfrutamos del camino? 

Te invitamos a que respondas a estas preguntas —y las que quieras lanzar— el próximo jueves 20 de mayo a las 18hs. 

El diálogo durará 45 minutos y está abierto a todo aquel que quiera participar cumpliendo las siguientes normas:

1 · Escuchar sin interrumpir y esperar tu turno.

2 · Venir abierto a cambiar de opinión.

3 · Respetar a todos los asistentes y todas las opiniones. 

Para asistir, solo tienes que conectarte desde este enlace el próximo jueves 20 de mayo a las 18.00h. Revisa en el Calendario de la Comunidad todos los eventos ¡Te esperamos! 

Artículos relacionados

Respuestas

ajax-loader

Aprende y ponte a prueba con las BeForGet Letters

Curiosidades pasadas y futuras, retos y caricias para tu mente cada sábado en tu buzón 

¡Te has suscrito correctamente! *Revisa tu correo para confirmar tu suscripción